Principios para estudiar con subrayado

Sin adentrarnos en cuánto de porcentaje real o aproximado el cerebro humano puede recordar, claros estamos que sólo percibirá lo que le sea más necesario, relevante, cotidiano y que se ocupe a posteriori, rememorar y/o aumentar. Para concentrar la atención en las lecturas manuales (y hasta digitales), se aplican los principios para estudiar con subrayado que mencionamos a continuación.

En principio, detallemos su importancia

Brinda una gran ayuda como técnica de estudio ya que ayuda a enfocar, delimitar y rememorar elementos esenciales de toda lectura, haciéndose esto con el implemento adecuado que no raye de manera oprobiosa y sin estilo al texto o publicación con la que se estudia, para lo cual se recomiendan los faber castell subrayadores o algunos otros métodos menos invasivos.

Porque la exageración va en contra de los principios para estudiar con subrayado, tanto en la “captura” de ideas principales, secundarias y terciarias, como la forma en que se haga.

De realizarse de manera metódica, estructurada y consecuente, se podrán hilvanar buenas ideas que se transformen en redacciones de calidad o en exposiciones asertivas. Para ello se requiere mucho ejercicio personal, buscar en principio la respuesta más fidedigna a las interrogantes previas a la lectura y tener amplitud constructivista en paralelo al parafraseo.

Principios para estudiar con subrayado

Fines a obtener con los principios para estudiar con subrayado

  • Evitar la pérdida de tiempo y evitar distracciones.
  • Mejora la concentración y agiliza las propias habilidades para la mnemotécnica.
  • Los principios para estudiar con subrayado ayudan a captar las ideas básicas en enunciados escritos o auditivos, lo que requiere constancia en su aplicación; de esto se obtienen resultados positivos en todo campo del saber y del quehacer.
  • Permite quitar ideas vagas o no apropiadas para responder las interrogantes del momento, sin que esto minimice el conocimiento. Por el contrario, la capacidad de sintetizar permite que la mente sepa agrupar al conocimiento por grupos.
  • Permite comprender ben lo leído, profundiza y asimilar el contenido, aupando un feedback que amplíe el mismo y derive en nuevos y mayores conocimientos para sí mismo y su entorno inmediato o no.

Principios para estudiar con subrayado

  • No se subraya en plena lectura rápida (la primera a realizarse); sólo se ha de realizar cuando ya se ha ahondado en el tema, párrafo a párrafo.
  • Se ha de subrayar aquello que es importante para el aprendizaje y respuestas directas; ergo, los contenidos fundamentales.
  • Lo que se subraya son las ideas, no meras palabras. Una idea puede estar en unas cinco palabras (o menos).
  • Procure subrayar lo menos posible. Un párrafo no debería cambiar todo de color. Si la idea es larga, colóquela entre paréntesis, corchetes o comillas.
  • Tome en cuenta las palabras específicas, técnicas, científicas, poco convencionales.
  • No deje de lado ningún dato que ayude a la comprensión del texto; es también prudente considerar que los principios para estudiar con subrayado procuran hallar datos que quizá han entrado en oscuridad y son valiosos de resaltar en el texto y en su investigación y exposición.
  • En cada tanto, considera preguntarse elementos relativos a lo leído y subrayado, para corroborar que se ha resaltado lo más importante o sí se debe aumentar.
  • Al realizar el esquema con las palabras resaltadas, el resultado ha de ser coherente, responder lo buscado y poder dejar ventanas abiertas para nuevas interrogantes y mayores investigaciones.
  • Utilice varios colores para diferenciar las ideas. Evite los lápices de grafito, marcadores permanentes o bolígrafos.
  • Utilice macros para resaltar en los textos leídos en dispositivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.