Principio de Universalidad

El principio de universalidad implica verificar la posición avanzada de su aplicabilidad; a una clase de fenómenos que es más amplia que la que se formuló originalmente.

Si la teoría verdadera para un área, resulta ser bastante universal, y lleva a nuevas conclusiones no solo en el original; sino también en áreas relacionadas, su importancia objetiva aumenta significativamente. Una tendencia a expandir el alcance de su aplicabilidad es más o menos inherente a todas las generalizaciones científicas fructíferas.

Un buen ejemplo aquí es la hipótesis cuántica presentada por el físico alemán M. Planck. A finales del siglo XIX. Los físicos se enfrentan al problema de la radiación del llamado cuerpo absolutamente negro, es decir. Cuerpo, absorbiendo toda la radiación incidente sobre él y sin reflejar nada.

Principio de Universalidad
Principio de Universalidad

Planck sugirió que la energía no se irradia continuamente, sino en porciones separadas, cuantos, lo que evita cantidades interminables de energía radiada que no tienen significado físico. A primera vista, la hipótesis parecía explicar un fenómeno relativamente particular: la radiación de un cuerpo completamente negro. Pero si esto fuera cierto, la hipótesis cuántica difícilmente habría sobrevivido en la ciencia.

De hecho, la introducción de cuántica resultó ser inusualmente fructífera y se extendió rápidamente a otras áreas: Alberth Einstein desarrolló la teoría del fotoefecto basada en la idea de quántica. El boro es una teoría del átomo de hidrógeno. En poco tiempo, la hipótesis cuántica explicaba desde una base un campo extremadamente amplio de fenómenos muy diferentes.

«Para comprender la naturaleza», dijo el físico teórico suizo, uno de los creadores de la mecánica cuántica V. Pauli, «significa realmente investigar sus relaciones internas, saber con certeza que hemos conocido sus mecanismos ocultos. Tal conocimiento no está dado por el conocimiento de un fenómeno separado o un grupo separado de fenómenos, incluso cuando descubrimos un cierto orden en ellos, se debe solo al hecho de que se conoce como interconectado; y reduce a una raíz simple una gran cantidad de hechos experimentales.

Nuestro papel en el principio de universalidad

Y nos podemos preguntar, ¿Qué puedo hacer yo por la naturaleza? En este campo del principio de universalidad, podríamos decir que nada, nuestro planeta es un punto diminuto en un universo basto, este universo se rige por sus propias leyes de la física cuántica. Así que, no es de humanos el tener una acción positiva en este universo, solo podemos alargar un poco nuestra existencia, pero todos sabemos que el planeta tierra, el sol, el sistema solar y el universo mismo, están en constante cambio, que es imposible definir el día de su muerte, pero es si es seguro, llegará un día.

El peligro de error se vuelve menor, más abundante y múltiple es el fenómeno, y más simple es el principio general al cual pueden ser elevados. Nuestro pensamiento se satisface cuando aprendemos que algo especial, en apariencia, la situación confusa es solo un caso específico de algo más general, que como tal se presta a una formulación más simple. La construcción de una multitud heterogénea a lo general y simple, o, para decir en el espíritu de los griegos, «mucho» a «uno», es, después de todo, lo que llamamos «comprensión».

La expansión del campo de acción de la nueva teoría, su capacidad para explicar ;y predecir hechos completamente nuevos es un argumento indiscutible e importante en su apoyo. La confirmación de una cierta posición científica por hechos y leyes experimentales; cuya existencia era imposible de imaginar antes de su avance, indica directamente que esta posición refleja el profundo parentesco interno de los fenómenos estudiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.